Santa Unción

La compasión de Cristo hacia los enfermos y sus numerosas curaciones de dolientes de toda clase (cf Mt 4,24) son un signo maravilloso de que Dios ha visitado a su pueblo (Lc 7,16) y de que el Reino de Dios está muy cerca. Jesús no tiene solamente poder para curar, sino también de perdonar los pecados (cf Mc 2,5-12): vino a curar al hombre entero, alma y cuerpo; es el médico que los enfermos necesitan (Mc 2,17).

Su compasión hacia todos los que sufren llega hasta identificarse con ellos: Estuve enfermo y me visitasteis( Mt 25,36).Su amor de predilección para con los enfermos no ha cesado, a lo largo de los siglos, de suscitar la atención muy particular de los cristianos hacia todos los que sufren en su cuerpo y en su alma. Esta atención dio origen a infatigables esfuerzos por aliviar a los que sufren. (CIC 1503)

Lo esencial de la celebración de este sacramento consiste en la unción en la frente y las manos del enfermo, unción acompañada de la oración litúrgica del sacerdote celebrante que pide la gracia especial de este sacramento.(CIC 1531)

 Hoy ha recuperado este Sacramento su verdadero sentido. Cuando estéis enfermos, dice la Escritura, llamad a los sacerdotes para que os unjan con el óleo de la salud. Por eso este Sacramento se puede recibir cuando la persona va siendo mayor y no tiene la plenitud de energías de una persona joven.

En nuestra Parroquia la Santa Unción para enfermos y ancianos se celebra cada dos años.

 

Fechas para el Curso 2017-2018
Este curso se celebrarála Santa Unción en nuestra Parroquia el 5 de Mayo, Víspera de la Pascua del Enfermo.